domingo, 23 de marzo de 2014

¿Cuáles son los Tipos de Créditos referidos a la Situación Crediticia?

Existen numerosas modalidades de créditos y múltiples formas de catalogarlos. Por ejemplo, si se toma en cuenta el plazo, se puede hablar de créditos de corto, mediano y largo plazos. Considerando el destino de los fondos, se hablaría de créditos personales, de consumo, comerciales, a la microempresa, corporativos, para capital de trabajo, hipotecarios, etc. También se podría hablar de créditos provenientes de los accionistas de la empresa o créditos desde fuera de ella. Inclusive, desde un punto de vista geográfico, se podría señalar los créditos nacionales e internacionales.

Pero si la referencia es más bien a la situación en que se encuentran en cuanto al cumplimiento o incumplimiento de sus pagos, se puede mencionar estos tipos de créditos:
  • Vigentes: los que se hallan dentro de su plazo de pago, según lo acordado.
  • Vencidos: los que no han sido cancelados o amortizados en el plazo acordado. En el caso de los créditos comerciales, corresponden al saldo total de los créditos con atraso mayor a 15 días. En los créditos a pequeñas y microempresas, corresponden al saldo total de los créditos con atraso mayor a 30 días. En los créditos de consumo, hipotecarios para vivienda, de arrendamiento financiero y capitalización inmobiliaria, corresponden a las cuotas impagas si el atraso es mayor a 30 días y menor a 90 días y al saldo total del crédito si el atraso supera los 90 días.
  • Refinanciados: los que, atendiendo a las dificultades de pago del deudor, han sufrido variaciones en los plazos y/o montos respecto a lo acordado en el contrato original.
  • Reestructurados: aquéllos cuyos pagos han quedado sujetos y se deben efectuar de acuerdo a la reprogramación aprobada en el proceso de reestructuración, de concurso ordinario o preventivo.
  • Atrasados: los compuestos por los créditos vencidos más aquéllos en cobranza judicial.
  • En cobranza judicial: aquéllos cuya recuperación se encuentra en proceso judicial.
  • Directos: los créditos vigentes más los refinanciados, reestructurados y atrasados.
  • Indirectos o contingentes: aquéllos fuera de balance y por los cuales la entidad financiera asume el riesgo de incumplimiento de un deudor frente a terceros. Son los que se otorga a través de avales, cartas fianza, cartas de crédito y aceptaciones bancarias.
  • Netos: los créditos directos menos las provisiones e intereses y comisiones no devengados.