lunes, 19 de octubre de 2015

Utilidad Bruta, Utilidad Neta y Utilidad Operativa

La meta de toda empresa o negocio es maximizar la utilidad o ganancia. Ésta se va registrando en la siguiente secuencia: primero la Utilidad Bruta, luego la Utilidad Operativa y por último la Utilidad Neta.

La Utilidad Bruta es la alcanzada en el proceso productivo o actividad principal de la empresa. Se obtiene tomando los Ingresos Totales (Ventas Totales) y restándoles el Costo de Ventas (materia prima, mano de obra directa y gastos generales de fabricación tratándose de una empresa industrial). También se le denomina Margen Bruto.

La Utilidad Operativa, por su parte, resulta luego de restar a la Utilidad Bruta los gastos incurridos en las actividades posteriores y complementarias al proceso productivo, es decir las de administración, distribución y ventas (por ejemplo los sueldos de las secretarias, los costos de transporte de los productos y los gastos en publicidad). Incluye otros ingresos obtenidos en dichas actividades.

La Utilidad Neta, por último, constituye el saldo final luego de todos los otros ingresos y egresos (financieros, por tipo de cambio, etc) y de deducir lo que corresponde por impuesto a la renta y reserva legal. Es el monto a ser distribuido entre los accionistas.

El cuadro que sigue, correspondiente al Estado de Resultados (o Estado de Ganancias y Pérdidas) a junio de la Empresa Agroindustrial Casa Grande (principal productora de azúcar del Perú), permite ver cómo se van obteniendo, uno a uno, los tres niveles de utilidad señalados.