domingo, 6 de diciembre de 2015

¿Qué son la Intermediación Financiera Directa y la Intermediación Financiera Indirecta?

Toda economía requiere de financiamiento, pues éste permite que los agentes económicos (personas, empresas y el Estado) complementen el financiamiento propio y lleven a cabo adecuadamente sus planes de gasto e inversión.

En dicho proceso, los agentes económicos superavitarios (poseedores de excedentes) canalizan recursos a los agentes económicos deficitarios (necesitados de éstos). Es decir, los ahorristas canalizan recursos hacia los que requieren realizar gastos o inversiones.

Ese financiamiento se puede llevar a cabo de manera directa (cuando los agentes superavitarios se contactan directamente con los deficitarios y les facilitan fondos) o a través de intermediarios (cuando la canalización de recursos se efectúa a través de un elemento que vincula a agentes superavitarios y deficitarios).

En este último caso hablamos de intermediación financiera, la cual puede ser de dos tipos:

Directa. Bajo esta modalidad, el agente superavitario da instrucciones al intermediario para que éste canalice su capital al agente deficitario que él le señale.

Indirecta. Aquí, en cambio, el agente superavitario no conoce a qué agente deficitario se destinará su capital. Él simplemente acude al intermediario (banco u otra entidad del sistema financiero) y efectúa su depósito, y luego éste se encarga, a través de su evaluación y su política de créditos, de determinar al destinatario del recurso.

Ejemplos de intermediación directa son las operaciones a través de las sociedades agentes de bolsa, fondos mutuos y otras entidades que operan en el ámbito de la bolsa de valores y el mercado de capitales, donde se negocia acciones, bonos, papeles comerciales, etc.

Ejemplos de intermediación indirecta, por su parte, son todas las operaciones de depósitos (en cuentas corrientes, de ahorro, a plazo, de CTS, etc) y créditos (comerciales, a las pymes, corporativos, de consumo, hipotecarios, etc) que se lleva a cabo en los bancos, financieras, cajas municipales, cajas rurales y otras entidades del sistema financiero.

Por vincular de manera mucho más expeditiva a los agentes superavitarios y deficitarios, la intermediación directa suele tener un menor costo que la indirecta.