miércoles, 5 de diciembre de 2007

¿Cuáles son las etapas anteriores a un estudio de factibilidad?

Las etapas anteriores son las de Idea, Perfil y Estudio de Prefactibilidad.

1. Idea. Es la etapa en la que, a raíz de la observación de una determinada actividad económica, y de algunos análisis y cálculos preliminares, nace la inquietud y el interés de desarrollar un negocio, basado en el potencial de ganancia que se percibe.

2. Perfil. Es un documento que plasma, en forma esquemática y aproximada, los detalles de la idea. Si bien es muy preliminar, ya tiene en cierto modo el formato de los estudios posteriores y trata de responder a buena parte de las preguntas que se plantean en éstos.
Así, la información general que consigna brinda los primeros detalles acerca del objeto y la justificación del proyecto, el tipo de empresa, los probables inversionistas, el cronograma de ejecución, etc.
La información específica, por su parte, se refiere al mercado, los aspectos técnicos y los económico-financieros. La información del mercado cuantifica la producción nacional, el consumo interno no cubierto, las importaciones y la demanda interna estimada, con el objeto de estimar la capacidad productiva o tamaño del proyecto. Asimismo, señala la probable ubicación de éste. La información técnica cuantifica los insumos, mano de obra y capital fijo a emplear, a la luz del proceso de producción que se elija. La económico-financiera, por su parte, considera la inversión requerida, las fuentes de financiamiento y estimaciones de los flujos de caja económicos y financieros, con el objeto de determinar la rentabilidad.
La evaluación de esa información permite tener una idea más clara acerca de las características que podría tener el proyecto y determinar si vale la pena o no que éste avance a una etapa posterior.

3. Estudio de Prefactibilidad. Es aquél que profundiza la información reseñada en el perfil, particularmente aquellas áreas que permitan una rápida decisión de aceptación o rechazo. El mayor énfasis lo pone en el aspecto del mercado, sin el cual no tendría sentido seguir con el proyecto. Aunque esquemáticamente es muy parecido al estudio de factibilidad, es mucho más breve y sin el rigor investigativo de éste. Algunos proyectos no llegan al estudio de factibilidad, porque basta el de prefactibilidad para determinar que no son viables.